You are here: Home » Bebé » Cuándo empieza a caminar un bebé

Cuándo empieza a caminar un bebé

No creas que son pocas las parejas las que se preguntan, cuando tienen un hijo, cuándo empieza a caminar un bebé. Sin embargo, y hay que ser honestos, la respuesta no sólo no es sencilla sino que sólo se puede dar una aproximación siguiendo las propias estadísticas médicas. No obstante, en estas líneas que siguen, no sólo vamos a hablar del rango de fechas en las que un bebé comienza a dar sus primeros pasos sino que también vamos a hablar de los factores que influyen.


¿Se puede saber cuándo empieza a caminar un bebé?

Partiendo de la base de que cada niño, o niña, es un universo totalmente independiente, se puede decir que el 90% de los bebés comienzan a dar sus primeros pasos entre el mes 10 y el mes 15. Por supuesto que puede haber excepciones en ambos sentidos pero no son las más normales y no se han recogido muchos casos en este sentido.
Cuándo empiezan a caminar los bebés

Elementos que influyen para que un bebé aprenda a andar

De todos modos, para saber cuándo empieza a caminar un bebé, tenemos que atender a una serie de factores que vamos a comenzar a repasar:

Problemas físicos

En primer lugar, tenemos que partir de la base de que el bebé esté completamente sano y sin ningún tipo de problema tanto a nivel físico como a nivel motor. Y es que si se encuentra en alguna de estas dos situaciones, por supuesto, la edad puede retrasarse notablemente teniendo que acudir a un especialista con el objetivo de determinar los pasos que hay que dar.

Desarrollo muscular

Otro de los factores clave, tanto para niños para niñas, es la propia constitución del retoño. ¿Por qué? Pues por la sencilla razón de que un bebé fuerte físicamente y con una musculatura bien desarrollada comenzará antes a dar sus primeros pasos con respecto a un bebé algo más débil o menos desarrollado muscularmente. Hay que tener en cuenta que sostener el peso del cuerpo es una actividad física intensa para un bebé por lo que le será más fácil aprender a andar si ya han adquirido la fuerza necesaria para que no les resulte un aprendizaje agotador.

Estimulación motora

Asímismo, tenemos que tener en cuenta la estimulación que haya tenido el recién nacido en sus meses precedentes. Con estos nos referimos que si los padres han insistido de alguna manera en que el niño use las piernas e intente ponerse de pie, seguramente esté más preparado para llevar a cabo el acto de andar que no es nada sencillo, por cierto, para un recién nacido.

Personalidad del bebé

Por último, y quién sabe si este es el factor más determinante, hay que tener en cuenta al propio bebé desde el punto de vista de la personalidad. Porque, aunque no lo creamos, al igual que los adultos, hay bebés que son más perezosos y otros que son más activos e inquietos por lo que los primeros seguramente no tengan la curiosidad de levantarse hasta un poco más tarde que los segundos.

Por este motivo, sea como fuere, no hay que alarmarse en absoluto a no ser que sea un caso muy evidente en el que el niño, o la niña, padezca un problema patente, el cual, tenga que se tratado por un especialista. Mientas tanto, habría que dejar el curso normal del bebé.

Vota el artículo:
Sending
User Review
5 (1 vote)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.